Historias de emprendedores culturales: “Cuentos como churros”

Continuamos nuestra sección de Historias de emprendedores culturales con una historia muy particular. No sé a vosotros…, pero a mi me encanta la posibilidad de cocinar cuentos: una buena historia aderezada con una vinagreta a base de imágenes, música…  Algunos pensaréis que no se puede…, pero sí. Hay quien incluso se atreve a hacerlo diariamente y a crear cuentos como churros.

Cuentos como churros.Aunque parezca inaudito existe una churrería que se compromete a hacer cuentos como churros. Los fines de semana y festivos cierran por descanso del personal, pero el resto de la semana endulzan el día con un cuento diferente, porque cada uno de ellos tiene ingredientes diferentes. Estos churreros de cuentos los preparan, pero resulta que tienen la despensa vacía, así que los ingredientes los ponen los lectores: una fotografía, una palabra… Y a partir de ahí los Sres. Churreros se inspiran y escriben.

Detrás de este reto se encuentran dos escritores locos que un buen día se propusieron escribir un cuento al día durante un año e inauguraron una web hecha por amor al cuento.

P.  Antes de nada he de admitir que me llama la atención el título de vuestro proyecto: “Cuentos como churros”. Sobre todo porque en ocasiones, cuando la inspiración fluye, puede resultar ágil, pero cuando la “musa” abandona al escritor…, la escritura no es una tarea precisamente sencilla y las ideas no surgen como churros. ¿Por qué este título, por qué habéis elegido hacer churros y no ensaladas o tartas? En definitiva, ¿cómo surge este proyecto?

R. Nos gusta llamar “churros” a nuestros cuentos. Es una forma de rebajar el tono formal y categórico con que la literatura suele referirse a ella misma. Tradicionalmente, el escritor considera que sus textos están por encima del vulgo, cada palabra está donde debe estar, todo es elitista y perfecto. Nosotros reivindicamos la imperfección, la cercanía, el tratar con la literatura de tú a tú. No solo es algo a lo que nos obliga el reto de escribir un cuento al día, es también una forma de entender el mero hecho de escribir.

P. A la hora de cocinar hay varias piezas claves. Por un lado están los cocineros, los artífices de la magia.  En “Cuentos como churros” ¿quiénes están en los fogones?

Víctor García Antón y Kike Cherta. Sres. Churreros. Cuentos como churros

Víctor García Antón y Kike Cherta. Sres. Churreros en Cuentos como churros.

R. Somos dos churreros en la cocina: Víctor García Antón y Kike Cherta. Ambos acabábamos de publicar un nuevo libro y nos apetecía probar algo distinto. Entonces se nos ocurrió este reto absurdo, y en esas estamos. Sinceramente, es lo más difícil y apasionante que hemos hecho nunca.

P. Otro de los elementos imprescindibles para poder cocinar es contar con los ingredientes perfectos. En este caso no hacéis vosotros la compra, son otros los que eligen. ¿Qué os aporta el hecho de que la inspiración provenga de los clientes de la Churrería? ¿Es un reto responder a expectativas de los lectores que son al mismo tiempo proveedores y clientes?

R. Efectivamente, aunque solo somos dos personas escribiendo, en realidad cada cuento tiene como mínimo un tercer autor: la persona que nos inspira con sus fotografías, palabras, canciones, lo que sea. Es curioso como ese ingrediente nos influye a la hora de escribir. De manera consciente nosotros queremos que el cuento sea libre, que la historia cuente lo que quiere contar, sin pensar a quién va dirigida. Creemos que un cuento solo tiene un fin: contar su historia. Y por lo tanto, intentamos no pensar si va a gustarle a la persona que nos ha mandado el ingrediente. Pero eso es solo la teoría. Inconscientemente, nos afecta más de lo que pensamos. En ocasiones, casi parece que el ingrediente nos posee: de pronto hablamos como si fuéramos una adolescente, o una mujer mayor. En realidad, tiene un toque místico.

P. Seis meses, casi 140 cuentos, 140 churros…, ya sois unos “churreros expertos”. ¿Cómo está resultando la experiencia y el reto de escribir cada día? 

R. ¡Es una locura! Escribir se ha convertido en nuestra única obsesión. La gente no se imagina todo el tiempo que le dedicamos a esto. Practicamente no hacemos otra cosa. ¡Por no hablar de las redes sociales, y el modo en que te absorbe el contacto con el lector! Además, recordemos que esto no nos reporta ningún beneficio económico, y que tal vez dedicarle tanto tiempo no sea lo más inteligente. Pero es que se ha convertido en una obsesión. Solo pensamos en una cosa: el cuento de mañana. 

P. Aún quedan seis meses para cumplir un año. ¿Después qué, es esa vuestra meta, continuaréis haciendo churros o cambiaréis de plato?

R. La verdad es que todavía no lo tenemos muy claro. Está claro que no podemos seguir así durante más de un año, porque la cabeza terminaría explotándonos. Pero, al mismo tiempo, Cuentos como churros ha demostrado tener una voz y vida propia, como si nosotros mismos fuéramos algo secundario. Nos gustaría que el proyecto continuase, aunque fuese de otra forma. Pero aún no sabemos ni cómo ni cuándo. 

P. Cuando inaugurasteis esta Churrería os marcaríais no solo un plazo sino también un objetivo. Pero cuando los lectores son parte activa de una iniciativa así, la experiencia se enriquece. ¿Ha sido así?  ¿Qué buscabais con este proyecto y qué os habéis encontrado?

Víctor García Antón y Kike Cherta. Cuentos como churros

Víctor García Antón y Kike Cherta. Cuentos como churros.

R. Hemos aprendido mucho en estos seis meses. Nosotros comenzamos Cuentos como un churros como un reto literario y, poco a poco, se ha ido convirtiendo en otra cosa.

En primer lugar, nos hemos dado cuenta de que este proyecto no es solo nuestro, si no que pertenece a todos los lectores. Recibimos un feedback precioso, y es entre todos que “Cuentos como churros” ha ido tomando forma. Es algo especial. Y sentimos que la ahora responsabilidad es aún más grande. De algún modo hemos confirmado algo que ya pensábamos: que la literatura debe ser un acto compartido, tanto como sea posible. Y en esas andamos. Aprendiendo cada día un poquito más.

 

Seguro que llegados a este punto estáis deseando sumergiros en este precioso proyecto. Para poder hacerlo solo tenéis que pinchar sobre el enlace para disfrutar de la lectura y, por supuesto, decidir qué ingrediente vais a enviar para el siguiente cuento: Cuentos como Churros.

Imágenes cedidas por Cuentos como churros.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s